jueves, 31 de diciembre de 2009

Paisajes de la vida. Cielos, tierras y aguas


"Nubes blancas y estrellas. Mar de fondo. A lo lejos arde el faro. Su llama morada y escarlata se alarga bajo el viento, sin oro y sin reflejos, sobre las olas negras, estalladas de plata.

El barco cruje. Tiene su sombra un escondido tumulto de hombres sin mujeres, que sueñan, en sus cárceles de miseria y olvido, palacios alumbrados, fragantes de placeres...

Brama el poniente; chocan las tablas y las olas...

Y a un son pesado y frío de trágicas cadenas, se pierden, largamente, sobre las playas solas, una canción nostálgica de odios y de penas...

El cielo de tormenta, pesado y retumbante, se raja en el ocaso. Un agudo cuchillo de luz agria y equívoca, orna el medroso instante, de un extraño esplendor, delirante y amarillo.

Lo que hiere la luz, como un grito, se inflama; carmín de oro es la costa de altas rocas; las galeras se incendian, y una lívida llama va por las olas negras, trágicamente locas.

Furioso, el viento da, y atormentado y hondo, contra la irisación del día trastornado; y, en una alegoría fantástica, en el fondo del oriente, persiste el sol falso y dorado..." (J.R. Jiménez, Marinas de ensueño)

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Salvapantallas


"¿Dónde se han escondido los colores en este día negro y blanco?
La fronda, negra; el agua, gris; el cielo y la tierra de un blanquinegro pálido; y la ciudad doliente una vieja aguafuerte de romántico.
El que camina, negro; negro el medroso pájaro que atraviesa el jardín como una flecha...
Hasta el silencio es duro y despintado.
La tarde cae. El cielo no tiene ni un dulzor. En el ocaso, un vago amarillor casi esplendente, que casi no lo es. Lejos, el campo de hierro seco.
Y entra la noche, como un entierro; enlutado y frío todo, sin estrellas, blanca y negra, como el día negro y blanco" (J.R. Jiménez, Estampa de invierno)

martes, 29 de diciembre de 2009

Sentimientos calculados


"Primero, no toques las agujas de tu corazón. Segundo, domina tu cólera. Tercero y más importante, no te enamores jamás de los jamases. Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo" (La mecánica del corazón, M. Malzieu)

lunes, 28 de diciembre de 2009

Amanece, que no es poco


Llegado un determinado punto dejó de pedalear y paró en seco su marcha.

Amanecía..., y los rascacielos brillaban bañados por los rayos del sol que hacían despertar a la ciudad.

Amanecía..., y en las casas y en las calles parecía comenzar la vida.

Amanecía..., y el ruido se apoderaba de la urbe como un pirata de su tesoro.

Reanudó su marcha.

Amanecía.

(Foto cedida por Idifrank. El amanecer de Frankfurt)

domingo, 27 de diciembre de 2009

A propósito de...



Son tus acciones las que dan vida a tus palabras. Son tus actuaciones las que hacen ver que lo que expresas es realmente lo que sientes y no algo tan ajeno a ti que roza la mentira.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Café o té



El poso que cada persona deja en este mundo es indeleble y hay posos en los que, incluso, se puede leer la vida.

sábado, 3 de octubre de 2009

Al lado


"Recuérdame que no vuelva a recordar, hazme olvidar si no puedo olvidar" (M.E., California)

domingo, 13 de septiembre de 2009

¿Cuestión de amor?


"Piensa en la desaparición de una persona. Si se trata de alguien que no te importa, no sientes nada. No tienes conciencia de haberla perdido. En realidad, sólo sientes que pierdes a alguien cuando es alguien a quien no quieres perder. Es decir que, posiblemente, la sensación de pérdida es una parte del amor que se siente por alguien. Como se ama a una persona, su ausencia se convierte en un problema, su ausencia produce dolor en la persona que ha dejado atrás. Y la tristeza siempre le lleva a uno a la misma conclusión: "La despedida ha sido dura, pero algún día volveremos a reencontrarnos" (Un grito de amor desde el centro del mundo)

sábado, 12 de septiembre de 2009

Otra dimensión


Podríamos bajarnos del mundo y dejar de dar vueltas con él, pero él las seguiría dando sin importarle la ausencia del peso de nuestro cuerpo (Hera dixit)

jueves, 10 de septiembre de 2009

Consecuciones


"En la vida hay cosas que pueden realizarse y otras que no. Las que se materializan, las olvidamos enseguida. Sin embargo, las que no podemos realizar, las guardamos eternamente dentro de nuestro corazón como algo muy preciado. Éste es el caso de los sueños o de los anhelos. Me pregunto si la belleza de la vida no residirá en nuestros sentimientos respecto a aquello que no se ha cumplido. Que no se haya realizado no quiere decir que se haya malogrado inútilmente. Porque lo cierto es que ya se ha materializado como belleza" (Kyoichi Katayama, Un grito de amor desde el centro del mundo)

viernes, 28 de agosto de 2009

Profesiones



"Y, ¿qué me decís, que ha saltado? Pues sí, ha saltado. Ahora estoy esperando el juicio y el veredicto. Por descontado que perderé mi trabajo en el cuerpo de bomberos, sobre esto no hay dudas. Y con toda razón, pues no he cumplido con mis obligaciones profesionales. Estoy acusado de... Bueno, no tiene importancia. También estoy de acuerdo con la acusación. Sólo no estoy de acuerdo con una cosa, no estoy de acuerdo en absoluto. Los titulares hablaban de suicidio, y en mi opinión fue un accidente. En la profesión de suicida también puede haber accidentes mortales" (S. M. La rutina)


Un pie queda suspendido en el abismo y "el último momento" se convierte en una realidad.

martes, 14 de julio de 2009

Recurrencias..., cuento de


Caperucita Roja iba por el bosque. Llevaba una cesta llena de provisiones y estaba muy aburrida.
"Lo peor de todo es que cuando llegue a mi destino y vea a ese asqueroso lobo tendré que fingir que no sé de qué va la historia. Le haré unas preguntas estúpidas: Abuela, ¿por qué tienes esas orejas tan puntiagudas, por qué tienes los dientes tan grandes...? Después me dejaré comer y en el estúpido epílogo un valiente guardabosques destripará al lobo y nos liberará a la abuela y a mí. Y después vuelta a empezar con lo mismo. Vaya grafómano de imaginación tan morbosa el que ha escrito este cuento".

Caperucita Roja dio una patada a un matamoscas que se encontraba en su camino.
"Al menos eso -pensó con satisfacción observando la seta desintegrada- no estaba previsto en el programa. Pero semejantes pequeñas arbitrariedades no compensan el principio determinista".
He aquí la casita de la abuela. Caperucita Roja suspiró y llamó a la puerta.
-Adelante- le contestó una voz. Entró. La Falsa abuela estaba en la cama, como de costumbre. Caperucita Roja dejó la cesta con la comida en la mesa y se sentó en la silla junto a la cama.
-Abuela, ¿por qué tienes las orejas tan puntiagudas?- empezó a recitar pensando en otra cosa.
La Abuela/lobo contestó algo, pero Caperucita Roja ni siquiera lo oyó, pues sabía de antemano lo que iba a oír. Pasó pues a la segunda frase.
-Abuela, ¿por qué tienes los dientes tan grandes?
-...oño- dijo la abuela.
-¿Qué?- preguntó Caperucita Roja, ya que estaba tan aburrida y pensaba con tanta intensidad en otra cosa, que sólo oyó "oño" al final, y este "oño" no le cuadraba con el texto consagrado. La respuesta debía haber sido: "Para comerte mejor".
-He dicho que estoy hasta el moño, querida. Si una vez más te parece que esto es un cuento y no la realidad y que yo no soy tu abuela, sino un lobo disfrazado, te equivocas de medio a medio. Y ahora enséñame lo que has traído para comer.
Caperucita Roja suspiró aún más profundamente que antes y bajó la cabeza. Comprendió que el verdadero aburrimiento no había hecho más que empezar.
(Slawomir Mrozek, Caperucita)

sábado, 4 de julio de 2009

Ir y volver


Sentada al borde de mí..., flotando sobre el tiempo vi pasar, como en una película sin terminar, esos días que se fueron y que no volverán más. Y ahora quiero regresar a ese lugar en el que ya nada se esconde, desde el que ver el tiempo pasar sentada al borde de ti.

sábado, 20 de junio de 2009

Crear


"Una obra de arte produce sus mayores efectos cuando es capaz de trasmitir las emociones que conmovieron al creador, de manera que también en el público se agiten y luchen esas emociones" (A.G.M., Filosofía poético-musical)

sábado, 13 de junio de 2009

Seres... humanos


"Si quisiera definir en una frase a los seres humanos, ésta podría valer: son animales que se creen las historias que ellos cuentan sobre sí mismos. Son animales crédulos" (Mark Rowlands, El filósofo y el lobo)

domingo, 7 de junio de 2009

El momento adecuado


"Cuando muere un ser próximo a nosotros, nos parece advertir en las transformaciones de los meses subsiguientes algo que, por mucho que hubiéramos deseado compatir con él, sólo podía haber cristalizado estando él ausente. Y al final lo saludamos en un idioma que él ya no entiende" (W. Benjamin, A media asta)


De pronto advertimos que es demasiado tarde para decir aquello que nunca dijimos: "Tú lo sabrás algún día. Entonces será demasiado tarde" (José Hierro, Si soñaras siempre, si amaras)

martes, 2 de junio de 2009

¿Fantasía..., o realidad?


"-Si existen las brujas tendrán que existir las hadas...

-¿Acaso no son lo mismo?"


(Eugenia Rico, Aunque seamos malditas)

lunes, 1 de junio de 2009

Reencuentros



A pesar de los diferentes caminos que cada uno haya tomado..., hay momentos en los que todo se olvida y sólo se disfruta de ese reencuentro, de ese volver a ver a quienes compartieron contigo la infancia, esa época tan venerada y añorada.

jueves, 21 de mayo de 2009

Poderosa


"De los dos tenía que ser yo, a toda costa, el primero en ver al otro. Pues de haberme rozado ella con la mecha de su mirada, yo habría volado por los aires como un depósito de municiones" (Walter Benjamin, Armas y municiones)


El poder de una mirada no puede ser medido, porque la mirada es el "poso" del hombre.

Arrojados


"Nos han abandonado en medio del camino. Entre luz íbamos ciegos. Somos aves de paso, nubes altas de estío, vagabundos eternos (...) Vivimos y morimos muertes y vidas de otros. Sobre nuestras espaldas pesan mucho los muertos. Su hondo grito nos pide que muramos un poco, como murieron todos ellos, que vivamos deprisa, quemando locamente la vida que ellos no vivieron. Ríos furiosos, ríos turbios, ríos veloces (pero nadie nos mide lo hondo, sino lo estrecho). Mordemos las orillas, derribamos los puentes. Dicen que íbamos ciegos. Pero vivimos. Llevan nuestras aguas la esencia de las muertes y vidas de vivos y de muertos. Ya veis si es bien alegre saber a ciencia cierta que hemos venido para esto" (José Hierro, Tierra sin nosotros)


Llegamos sin ver al mundo y continuamos la vida tanteando los recovecos, iluminados por luces propias y ajenas, por la propia vida y las vidas de otros.

domingo, 10 de mayo de 2009

Destinos


"En un amor, la mayoría busca una patria eterna. Otros, aunque muy pocos, un eterno viajar" (Walter Benjamin, Mapa antiguo)

jueves, 7 de mayo de 2009

Causas y efectos


"Son nuestras actitudes y reacciones las que nos causan problemas" (Epicteto, Manual)


Las decisiones que tomamos, las acciones que llevamos a cabo, dan lugar a una serie de consecuencias de las que en ocasiones ni siquiera somos conscientes. Podemos dañar o perjudicar a otras personas sin que esa fuera realmente nuestra intención, interviniendo e interfiriendo así en la vida de otros y causando heridas que sólo el tiempo cicatriza.

viernes, 1 de mayo de 2009

Inevitable

Caminos que se cruzan..., más allá de lo inevitable

                                                         
                                                      

martes, 28 de abril de 2009

Siempre quedará...

"Te sentaste en la esquina de una acera y dejaste pasar todo ante ella. Tropezando los paraguas que te negaste a comprar. Es mejor mojarse, es mejor oler a sal. Preguntaste: -"¿por qué se acaban los besos?" y te dije que insistieses, siempre quedará algún resto" (Nosoträsh, Por los restos, Popemas)

domingo, 26 de abril de 2009

Riesgo calculado



Arriesgarse conlleva ganar o perder. Quien no se arriesga no pierde, pero tampoco gana. Aunque a veces al no arriesgar se puede perder aquello que se habría tenido de haber asumido el riesgo.

sábado, 25 de abril de 2009

Neblina


"Hace poco ascendí a la cima solitaria de una montaña y contemplé el vuelo de las nubes surcadas por la luna, cuyas formas fantásticas giraban y se arremolinaban como genios de un mundo espectral. Cirros vaporosos velaban el plateado domo a oleadas, como la espuma del océano, mientras formas más oscuras y densas huían, arrastradas por un viento diabólico. Me pareció que los cambiantes vapores adoptaban por momentos un aspecto terrible, como si entre la niebla y la oscuridad deambularan formas conocidas y siniestras. Aquellas figuras avanzaban de oeste a este... Un desfile grotesco que saltaba y bailaba como Bacantes cogidas de la mano en una hilera interminable que recorría las regiones aéreas. Sordos murmullos, casi imperceptibles, turbaron la paz de mi espíritu con ideas horribles, que me obligaron a desviar la vista de aquella abominable escena. "Pronto desaparecerá la bruma", decían las voces, "son los fantasmas de las esperanzas, malogradas y muertas" (H.P. Lovecraft, Poemas fantásticos)


Observar cómo las nubes surcan el cielo, cómo adoptan formas indescriptibles que en ocasiones se asemejan a los rastros que deja la espuma del mar. Observar cómo parecen huir de nuestra mirada y de la posibilidad de que queramos tocarlas y advertir que carecen de entidad material, que son más volubles que nuestras propias ideas y que su suavidad es menor que la de nuestra piel. ¿Podría ser el cielo el mejor lugar de la tierra?

sábado, 18 de abril de 2009

domingo, 12 de abril de 2009

viernes, 10 de abril de 2009

Única


"El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas posteriores (...) El hombre lo vive todo a la primera y sin preparación. Como si un actor representase su obra sin ningún tipo de ensayo. Pero, ¿qué valor puede tener la vida si el primer ensayo para vivir es ya la vida misma? Por eso la vida parece un boceto. Pero ni siquiera boceto es la palabra precisa, porque un boceto es siempre un borrador de algo, la preparación para un cuadro, mientras que el boceto que es nuestra vida es un boceto para nada, un borrador sin cuadro" (Milan Kundera, La insoportable levedad del ser)

¿Si el hombre sólo puede vivir una vida es como si no viviera en absoluto?

sábado, 4 de abril de 2009

¿Quién da más?

Volar,
para poder traspasar las fronteras.
Saltar,
para tocar el cielo con las manos.
Correr,
para dejar atrás lo conocido.
Imaginar,
para hacer visible lo invisible.
Escuchar y observar,
para comprender lo que nunca fue dicho, para advertir lo que nunca fue admitido…
para apresar aquello que nos mueve en el universo.

jueves, 26 de marzo de 2009

Tiempo de vivir



¿Acaso se resume la existencia en pasar por la vida de otras personas con la misma dulzura y proximidad con la que va cambiando el tiempo?

domingo, 22 de marzo de 2009

Incondicional



Si soñaras siempre, si amaras
olvidándote, abandonándote..
(José Hierro, Alegría)

Entonces serías tú mismo, alejado de rencores y de recuerdos, alejado de dolores pasados que no habrían de ser trasladados al presente, alejado de lo vivido para abrirte a lo que vendrá...

viernes, 20 de marzo de 2009

Solamente

Impasible observaba cómo las olas rompían junto a él, sólo una barandilla le separaba de la inmensidad propia del mar, y rebasarla consistía, solamente, en dar el salto adecuado…
Pasaron varias horas hasta que sucumbió, hasta que la espuma de una de las olas le dejó tan prendado que la vorágine del mar le invadió para siempre.

martes, 17 de marzo de 2009

Gotas como besos

Las gotas golpeaban el cristal como si quisieran traspasarlo, como si fueran fuertes besos que pretenden llegar más allá de la piel, que pretenden penetrar en ese lugar del ser humano que permanece vedado para propios y extraños. Así golpearon durante un largo rato hasta que decidieron reposar su furia y dar paso a la aparente calma que se produce tras la tormenta.

sábado, 14 de marzo de 2009

Sueños unidos


“Toda la noche he dormido contigo junto al mar, en la isla. Salvaje y dulce eras entre el placer y el sueño, entre el fuego y el agua. Tal vez muy tarde nuestros sueños se unieron en lo alto o en el fondo, arriba como ramas que un mismo viento mueve, abajo como rojas raíces que se tocan. Tal vez tu sueño se separó del mío y por el mar oscuro me buscaba como antes cuando aún no existías, cuando sin divisarte navegué por tu lado (...) He dormido contigo toda la noche mientras la oscura tierra gira con vivos y con muertos, y al despertar de pronto en medio de la sombra mi brazo rodeaba tu cintura. Ni la noche ni el sueño pudieron separarnos. He dormido contigo y al despertar tu boca salida de tu sueño me dio el sabor de tierra, de agua marina, de algas, del fondo de tu vida, y recibí tu beso mojado por la aurora como si me llegara del mar que nos rodea" (P. Neruda, La noche en la isla)


Somos pequeñas islas que unimos nuestros sueños para construir otro sueño mayor en el que ambos (tú y yo) al mirarnos percibamos el reflejo de los ojos del otro en los nuestros como lo más bonito de nuestra mirada. Así se construye un gran sueño, con tu nombre en mi boca y un beso que jamás se apartó de la tuya.

Bucles


Cada momento se involucraba más, hasta llegar a ese punto de no-retorno, a ese punto en el que no resulta posible volver atrás porque existe un bucle infinito insalvable que impide el regreso a lo que fue, dado que ese “lo que fue” ya ha desaparecido a lo largo del avance en espiral que se ha llevado a cabo.

Huellas de cristal


Observábamos, desde el otro lado del cristal, el transitar de los individuos, unos con pasos lentos, tranquilos y apacibles, otros con pasos decididos, muy seguros del rumbo que querían seguir, otros dubitativos, indecisos acerca de su marcha, algunos embebidos en sus pensamientos, probablemente tan lejos de aquel momento presente como de cualquier otro... pero todos ellos indiferentes ante nuestras miradas, ignorando que estábamos allí, al otro lado del cristal, observando sus idas y venidas, sus movimientos, incluso sus expresiones y sus gestos. Pero de pronto un estruendo nos saca de ese ensimismamiento en el que estábamos sumidos, de ese observar placentero. No todo es silencio a nuestro lado del cristal, algo nos insta a actuar, a dejar nuestra impronta, nuestra huella en el discurrir de la existencia, nos lleva a formar parte de ese transitar observado. A veces resulta más fácil ser mero observador, estar al otro lado y no tomar partido, no ser un actor de la vida, sino creer que podemos abarcarla y "despistarla" colocándonos en ese otro lado, en el lado de la ventana en el que estamos resguardados, en el que vemos llover sin mojarnos, en el que vemos caminar sin cansarnos, en el que vemos amar sin enamorarnos, en el que vemos creyendo no ser vistos (ni siquiera por la propia vida).

miércoles, 11 de marzo de 2009

Paraísos cercanos


"Empalidecidos por la luna e implacables, él y ella jamás se sentían aliviados, liberados. El ejemplo de ternura que les dábamos se abismaba en su purgatorio como un planeta, una piedra tragada por una inmensa oscuridad, sin dejar ninguna estela centelleante, sin provocar ninguna onda. Por la noche, los dejábamos allí, en su lugar desierto. Al apagar las luces, nos acechaban como perros, insomnes y envidiosos, mientras nosotros soñábamos sus discusiones, sus voces angustiadas. Tú y yo podíamos abrazarnos, pero ellos, los otros dos, nunca lo hacían, pues, a diferencia de nosotros, siempre llegaban a un rígido impasse, agobiados de tal modo que, a su lado, parecíamos más ligeros (nosotros los espectros de la casa, y ellos, de carne y hueso), como si, por encima de la decadencia del amor, nosotros fuésemos el paraíso con el que ellos, aquellos dos seres desesperados, soñaban" (Sylvia Plath, Los otros dos)


El eco de las imágenes, el reflejo de los rostros, el reencuentro de un abrazo, la suavidad de una caricia, la calidez de un beso... no es necesario soñar un paraíso, sino hacerlo crecer en cada gesto.