jueves, 31 de diciembre de 2009

Paisajes de la vida. Cielos, tierras y aguas


"Nubes blancas y estrellas. Mar de fondo. A lo lejos arde el faro. Su llama morada y escarlata se alarga bajo el viento, sin oro y sin reflejos, sobre las olas negras, estalladas de plata.

El barco cruje. Tiene su sombra un escondido tumulto de hombres sin mujeres, que sueñan, en sus cárceles de miseria y olvido, palacios alumbrados, fragantes de placeres...

Brama el poniente; chocan las tablas y las olas...

Y a un son pesado y frío de trágicas cadenas, se pierden, largamente, sobre las playas solas, una canción nostálgica de odios y de penas...

El cielo de tormenta, pesado y retumbante, se raja en el ocaso. Un agudo cuchillo de luz agria y equívoca, orna el medroso instante, de un extraño esplendor, delirante y amarillo.

Lo que hiere la luz, como un grito, se inflama; carmín de oro es la costa de altas rocas; las galeras se incendian, y una lívida llama va por las olas negras, trágicamente locas.

Furioso, el viento da, y atormentado y hondo, contra la irisación del día trastornado; y, en una alegoría fantástica, en el fondo del oriente, persiste el sol falso y dorado..." (J.R. Jiménez, Marinas de ensueño)

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Salvapantallas


"¿Dónde se han escondido los colores en este día negro y blanco?
La fronda, negra; el agua, gris; el cielo y la tierra de un blanquinegro pálido; y la ciudad doliente una vieja aguafuerte de romántico.
El que camina, negro; negro el medroso pájaro que atraviesa el jardín como una flecha...
Hasta el silencio es duro y despintado.
La tarde cae. El cielo no tiene ni un dulzor. En el ocaso, un vago amarillor casi esplendente, que casi no lo es. Lejos, el campo de hierro seco.
Y entra la noche, como un entierro; enlutado y frío todo, sin estrellas, blanca y negra, como el día negro y blanco" (J.R. Jiménez, Estampa de invierno)

martes, 29 de diciembre de 2009

Sentimientos calculados


"Primero, no toques las agujas de tu corazón. Segundo, domina tu cólera. Tercero y más importante, no te enamores jamás de los jamases. Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo" (La mecánica del corazón, M. Malzieu)

lunes, 28 de diciembre de 2009

Amanece, que no es poco


Llegado un determinado punto dejó de pedalear y paró en seco su marcha.

Amanecía..., y los rascacielos brillaban bañados por los rayos del sol que hacían despertar a la ciudad.

Amanecía..., y en las casas y en las calles parecía comenzar la vida.

Amanecía..., y el ruido se apoderaba de la urbe como un pirata de su tesoro.

Reanudó su marcha.

Amanecía.

(Foto cedida por Idifrank. El amanecer de Frankfurt)

domingo, 27 de diciembre de 2009

A propósito de...



Son tus acciones las que dan vida a tus palabras. Son tus actuaciones las que hacen ver que lo que expresas es realmente lo que sientes y no algo tan ajeno a ti que roza la mentira.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Café o té



El poso que cada persona deja en este mundo es indeleble y hay posos en los que, incluso, se puede leer la vida.