jueves, 14 de octubre de 2010

Nómadas


El cielo a veces desciende, para proteger nuestros sueños, y nos permite sentir y ver en los ojos del otro más allá de lo que la otra persona sería capaz de contar con palabras.