viernes, 23 de diciembre de 2011

Todo lo que...



Todo lo que nos hace ser lo que somos, lo que nos mueve y lo que nos hace sentir más allá de nosotros mismos, lo esperado y lo absolutamente inesperado, lo que hemos dicho y lo que ni siquiera nos atrevemos a decir, lo que deseamos y lo que nos hace desear, las sonrisas que llenan toda una vida, hacia dónde vamos y dónde acabamos, a quién queremos y quién nos quiere, las miradas que son más que simples miradas, lo mucho que nos atraen esos labios a los que callamos con un beso, todo lo vivido y lo por vivir. Tantos días, tantas noches...    



domingo, 18 de diciembre de 2011

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Contra las olas, frente al mar

No es fácil enfrentarse a lo desconocido. Nunca nadie dijo que lo fuera. Al igual que las olas rompen, desplazando a quienes intentan cabalgar sobre ellas, y golpean el muro ahogando las voces con su estruendo, del mismo modo aparecen las sombras (de quienes son y de quienes fueron) tratando de convertirse en gigantes que pretenden ser los guardianes de aquello que siempre vuelve, cuidando de que el pasado nunca desaparezca, haciendo del presente un futuro incierto e infinito. 

domingo, 27 de noviembre de 2011

Los patinadores


Bajo el sol del otoño los patinadores salen a la calle y mantienen el equilibrio sobre ruedas, un equilibrio tan frágil y efímero como el tiempo que pasa entre un instante y el siguiente, como el tiempo que pasa entre una mirada y una sonrisa, como el frágil equilibrio que gobierna nuestras vidas. ¿Qué es aquello que hace que, pese a caernos, lo volvamos a intentar?


viernes, 11 de noviembre de 2011

El consuelo brillante



Nadie sabe cuándo caerá el crepúsculo y la vida no es un problema que pueda resolverse dividiendo la luz por la oscuridad y los días por las noches, es un viaje imprevisible entre lugares inexistentes. Podemos, por ejemplo, caminar por la orilla y sentir de pronto el desafío que la eternidad lanza sobre nuestra existencia y el movimiento perpetuo del mar y la constante huida del viento.
Desespera..., puesto que cada día es una tregua entre dos noches. Espera..., porque cada noche es una tregua entre dos días.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Las trampas

A veces nuestra curiosidad, o nuestro deseo de descubrir cosas nuevas, nos lleva a adentrarnos en senderos que pueden acabar en precipicios..., o en paraísos.



miércoles, 2 de noviembre de 2011

Lo posible

Los imposibles también dejan de serlo para convertirse en algo posible. Nadie tiene que imponernos etiquetas para anclar nuestras vidas a guiones de papel.



lunes, 31 de octubre de 2011

jueves, 27 de octubre de 2011

Si despiertas...

... habrá sentimientos asustados, que no han retrocedido;
habrá palabras ausentes, que no se han rendido;
habrá lágrimas que han empañado miradas, que no han dejado de recorrer los recuerdos, que han surcado el silencio para acabar evaporándose.
Si despiertas..., ya no podrás inventar una huida.


domingo, 11 de septiembre de 2011

De la felicidad..., de los pececillos

"Zhuang Zi y el maestro de lógica Hui Zi se paseaban por el puente del río Hao. Zhuang Zi observó: ¡Mira cómo saltan libres y ágiles los peces! ¡Esa es su verdadera felicidad! Hui Zi objetó: Puesto que no eres un pez, ¿cómo sabes qué es lo que hace felices a los peces? Zhuang dijo: Dado que tú no eres yo, ¿cómo puedes saber que no sé lo que hace felices a los peces? Hui argumentó: Te concedo que yo no soy tú y que, por tanto, no puedo saber lo que tú sabes. Pero si yo, no siendo tú, no puedo saber lo que tú sabes se sigue que tú, no siendo pez, no puedes saber lo que ellos saben. Zhuang Zi replicó: Un momento, retomemos las cosas desde un principio. Cuando me has preguntado "¿cómo sabes qué es lo que hace felices a los peces?", la forma misma de tu pregunta implicaba que sabías que yo sé qué es lo que hace felices a los peces. Yo conozco la alegría de los peces en el río a través de mi propia alegría cuando camino a lo largo del río. Pero ahora, si quieres saber desde dónde lo sé, pues bien, lo sé desde lo alto del puente". (Simon Leys)

lunes, 15 de agosto de 2011

A cinco metros enfrente de ti

Después de la tempestad..., ¿llega la calma?
Así se escriben las historias..., los seres humanos somos capaces de creer que lo imposible puede hacerse posible, y sí, lo imposible pierde a veces su halo de imposibilidad para devenir en realidad. Sin embargo esto sólo parece suceder con hechos, acciones, cosas..., pero no así con las personas. El fuerte viento hace que el rumbo cambie, y los barcos han de regresar a tierra. Y ya en tierra firme, con los pies en el suelo, vemos claramente los movimientos. Es entonces cuando advertimos cómo son realmente las personas (que no son sino lo que siempre han sido pero que no hemos querido asumir, porque el ser humano siempre deja abierto un resquicio desde el que ver las cosas según su propio mundo perfecto)... ¿comienza de nuevo la tormenta?, ¿o es la calma la que se impone?

miércoles, 10 de agosto de 2011

Los sueños no navegan solos

Mientras uno viva siempre descubre cosas sobre sí mismo, y por mucho tiempo que pase desnudo escrutándose ante el espejo, éste nunca llegará a reflejar su interior. Así, a veces (si todo va bien), podemos aprender que lo que de veras da calidad de vida no se encuentra en cosas fijas e inmóviles, como los resultados, las cifras o las clasificaciones, sino que se halla, inestable, en nuestros propios actos. (H. Murakami)




lunes, 4 de julio de 2011

De los logros

"La visión sólo llega a ser clara cuando uno puede mirarse el corazón. El que mira hacia fuera, sueña; el que mira hacia dentro, despierta" (C. Jung)
Siembras un pensamiento, cosechas una acción. Cosechas una acción, siembras un hábito. Siembras un hábito, cosechas un carácter. Siembras un carácter, cosechas un destino.



Carpe Diem

domingo, 19 de junio de 2011

jueves, 19 de mayo de 2011

De lo inevitable...

La corriente enseña el camino hacia el mar. Porque el estar tan cerca..., lo hace inevitable.



domingo, 8 de mayo de 2011

En tu propia piel

No puedo dejar de besar tus labios, aunque me distraigas con tu mirada.
No puedo dejar de besar tus labios, aunque me distraigas con tus palabras.
No puedo dejar de besar tus labios..., y con cada uno de esos besos hay una parte más de mí que se hace tuya, aunque intentes distraerte a ti mismo.


martes, 3 de mayo de 2011

El mar de la tranquilidad

"Un vaso de agua, bolígrafos multicolores, papel, un momento, un deseo, un recuerdo, una frase, una expresión, un objeto, un reencuentro, una persona, un arrepentimiento, esperanza, deseo, rabia, un rencor, un disfrute, un momento de felicidad, un dibujo o ilustración, abstracto o figurativo, pensado o espontáneo, observado o imaginado; el testimonio de esos momentos..." (Virassam)

Puede que si las zonas oscuras de la luna fueran mares guardáramos en ellas esos momentos, los que nos hacen reír cuando el reencuentro nos lleva más allá del recuerdo. 


lunes, 2 de mayo de 2011

La última palabra

Eco es el nombre de una oréade. ¿Cómo se convirtió en la personificación de la voz incorpórea que retorna? Los mitos griegos aseguran que al enamorarse de Narciso sin ser correspondida, se sumió en una desesperación tan profunda que empezó a desaparecer, y fue disipándose hasta quedar reducida a una voz...


martes, 15 de marzo de 2011

Dónde puedes terminar..., o empezar

Todos los suspiros suben al cielo, forman nubes y luego se deshacen en diminutos trozos que caen silenciosamente sobre las personas (K. Hosseini)

Y cuando uno de esos pequeños trozos roza a alguien y luego cae al suelo es entonces cuando las cosas comienzan a removerse, y al empezar a removerse desaparece la calma, y al desaparecer la calma hace su aparición algo parecido al caos, un aparente desorden pero que realmente no es tal, más bien es el reflejo de un primer suspiro, aquél que se deja escapar cuando hay algo (alguien) más que se escapa con él.




jueves, 24 de febrero de 2011

Atrapando corazones asfixiados

¿Cuánto tiempo podemos bailar sobre la mano de alguien? ¿Cuánto tiempo podemos seguir un guión de papel? ¿Cuánto tiempo podemos refugiarnos tras la sombra de aquello que creemos ser?



domingo, 20 de febrero de 2011

Al filo de

¿Es posible dejar de lado una pasión desbordante? Algo o alguien que te hace vibrar de verdad, y dejarlo sólo por el miedo que provoca enfrentarse a lo desconocido, por el miedo que tenemos a con ello perder la pretendida estabilidad que creemos tener, por el miedo a que haga que se tambalee nuestro tranquilo y ordenado universo, por empezar a sentir cómo todo se nos va de las manos...




viernes, 11 de febrero de 2011

En los rincones

No se pueden esconder los sentimientos para siempre, no se puede guardar todo, ni en cajas, ni en rincones oscuros, ni tan siquiera en algo tan profundo, y líquido, como el fondo del mar (por ver si fuera posible que ahí se disolvieran de forma casi imperceptible). No podemos estar siempre a salvo (menos aún de nosotros mismos).



lunes, 7 de febrero de 2011

Y si fuéramos más allá

¿Cuál es el límite del riesgo en los sentimientos?, ¿o no existe límite..., ni tampoco riesgo? ¿Se ha convertido la sociedad en algo tan líquido que el ser humano apenas es capaz de proporcionar solidez a nada de cuanto le rodea? ¿Puede que mañana, al ir a poner el pie en el suelo..., no haya nada?


domingo, 30 de enero de 2011

En el camino

Todo puede cambiar en cualquier momento. Apenas hace falta un segundo para que tu vida cambie por completo.
(Cosas que..., M. O. Everett)


Carpe Diem




miércoles, 26 de enero de 2011

El principio...

Quizá vuelvas a necesitarme un día. Tendrás que escuchar en tu interior y notarás que estoy dentro de ti. ¡Cierra los ojos! Cerré los ojos obediente y sentí un beso leve sobre mis labios...
(Demian, H. Hesse)

Siempre hay un comienzo para aquello que sucede, pero ¿dónde situarlo?, quizás en el momento en el que las imágenes del destino dejan de descansar.






jueves, 20 de enero de 2011