lunes, 15 de agosto de 2011

A cinco metros enfrente de ti

Después de la tempestad..., ¿llega la calma?
Así se escriben las historias..., los seres humanos somos capaces de creer que lo imposible puede hacerse posible, y sí, lo imposible pierde a veces su halo de imposibilidad para devenir en realidad. Sin embargo esto sólo parece suceder con hechos, acciones, cosas..., pero no así con las personas. El fuerte viento hace que el rumbo cambie, y los barcos han de regresar a tierra. Y ya en tierra firme, con los pies en el suelo, vemos claramente los movimientos. Es entonces cuando advertimos cómo son realmente las personas (que no son sino lo que siempre han sido pero que no hemos querido asumir, porque el ser humano siempre deja abierto un resquicio desde el que ver las cosas según su propio mundo perfecto)... ¿comienza de nuevo la tormenta?, ¿o es la calma la que se impone?

miércoles, 10 de agosto de 2011

Los sueños no navegan solos

Mientras uno viva siempre descubre cosas sobre sí mismo, y por mucho tiempo que pase desnudo escrutándose ante el espejo, éste nunca llegará a reflejar su interior. Así, a veces (si todo va bien), podemos aprender que lo que de veras da calidad de vida no se encuentra en cosas fijas e inmóviles, como los resultados, las cifras o las clasificaciones, sino que se halla, inestable, en nuestros propios actos. (H. Murakami)