martes, 31 de julio de 2012

Experimentos antropológicos


Manos mojadas de sombras.
Labios temblando con palabras silenciadas, quizás incendiarias.
Anhelos escondidos en interiores creados para tal fin.
Equilibrios imposibles en alambres irrompibles.
Y, de pronto..., aparece el espectro, tu espectro.
Las manos dejan de estar en las sombras, los labios dejan de temblar, los anhelos salen de sus escondites, los alambres se diluyen... El mundo se desnuda y tú pareces desnudarte con él, pero no como cuando buscas un cuerpo al que amar, sino como cuando buscas una víctima que caiga bajo tu poder.


lunes, 30 de julio de 2012

Variaciones sobre un instante eterno

Imagínatelo...
Imagínatelo por un momento..., 
hasta que los contornos se difuminan, se apagan, se desvanecen.
Somos la suma de instantes sucesivos. Cercanos, lejanos, amados, odiados...
Instantes que eternizamos como coleccionistas de recuerdos, de imágenes. Instantes que hacen de nosotros unos yonquis adictos de lo imaginado.


martes, 24 de julio de 2012

De lo visible y lo invisible

Allí te encontré, sediento, podría haber sido tan cerca del mar como de cualquier otro lugar. Perdido en el medio de tu universo mágico-paradójico, tratando de descifrar un jeroglífico para el que ni tan siquiera los sabios tendrían respuesta. 
Levantaste la cabeza pero no fuiste capaz de verme, sólo te viste a ti mismo inmerso en la vorágine de tu propio yo.
(P.D. Quizá sea cierto que existen hombres de hojalata para quienes el mejor regalo sería el corazón de quien les ama)

domingo, 8 de julio de 2012

Los versos de


Si hubiera sido Neruda te habría escrito un poema cada uno de los días en servilletas de papel, o en cuadernos pautados.

Si hubiera sido Neruda habría sido capaz de saltar de tejado en tejado para apagar el humo de tus señales y llegar hasta ti.

Si hubiera sido Neruda te habría rescatado del abismo como cuando un faro saca al barco de las tinieblas.

Si hubiera sido Neruda habría irrumpido en tu vida "echando la puerta abajo", sin llamar, haciéndome dueña de tu cuerpo y de tu alma.

Si hubiera sido Neruda nunca habría apartado tu nombre de mi boca.



viernes, 6 de julio de 2012

Al otro lado del abismo

La capacidad del ojo de ver el mundo depende de su incapacidad para verse a sí mismo. De una u otra forma, en la medida en que el ojo ve algo de sí mismo, en esa misma medida queda perturbada la visión. El ojo ha de poder ignorarse a sí mismo. Igual sucede con el hombre..., sólo el olvido de sí lleva a la sensibilidad y sólo la entrega de sí genera la creatividad.