miércoles, 13 de febrero de 2013

¿Es el corazón capaz de salir siempre a flote...?




Como una ausencia que se extiende, y que se enciende al mismo tiempo, el mar reparte el sonido del corazón, lloviendo, atardeciendo, en una sola costa.
(P.D. En homenaje al gran Neruda)